Evitemos el estrés

El estrés es muy perjudicial para la salud y para desenvolvernos diariamente. Nos bloquea y no nos permite pensar ni actuar con todas nuestras facultades. Es decir, el estrés nos provoca la pérdida de muchosidad.

Para que el estrés no se apodere de nosotros y no perdamos nuestra esencia interior, existen algunos métodos que se pueden realizar y ciertos aspectos que podemos mejorar en nuestra rutina.

Los invito a leer estos simples consejos y a practicarlos en la vida diaria:

Alimentación: comer sano es fundamental para así evitar problemas digestivos, que a la larga nos hacen sentir complicados. Es importante también que nos tomemos un tiempo prudente para comer y que usemos ese lapso como un momento de descanso, para desconectarnos del trabajo. Es muy bueno aprovechar esta instancia también para compartir con la familia y amigos.

Descansar: tenemos que dormir lo suficiente para rendir mejor y no estar cansados, alrededor de ocho horas diarias. Es fundamental, además, aprovechar el fin de semana para descansar y tomarse vacaciones una vez al año para renovarse.

Actividad física: el ejercicio nos ayuda a sentirnos mejor y a olvidarnos de las preocupaciones diarias, sobre todo si lo realizamos al aire libre. Llevarlo a cabo frecuentemente es un muy buen método, y si no hay tiempo en las apretadas agendas, caminar 30 minutos diarios ya ayuda a sentirse mejor.

Organización diaria: para no preocuparnos de más por nuestras actividades diarias, una buena alternativa es anotar todas nuestras tareas pendientes, para que no se nos olvide ninguna. Yo hago eso para dormir tranquila, porque sé que al día siguiente veré la lista y no se me olvidará nada. Es fundamental también organizar nuestro tiempo y horarios y llegar temprano a las citas.

Enfrentar los problemas: siempre que tenemos algún contratiempo nos estresamos y nos agobiamos. Debemos enfrentarlos activamente, discerniendo qué es mejor y buscando posibles soluciones. Analizarlo mucho produce mayor ansiedad, por lo que es mejor afrontar el problema inmediatamente.

Tener calma: muchas veces creemos que un problema es sumamente grave y nos alarmamos y angustiamos. Luego, con el paso del tiempo decimos: “por qué me angustié tanto si era algo sin importancia”. Debemos tratar de darle a las situaciones y conflictos la relevancia que tienen, y no sobrevalorarlos.

Saber decir que no: a mí siempre me sucede, me cuesta mucho decir que no y como habitualmente digo que sí, me encuentro en situaciones en donde me coincide el horario de una actividad con otra, lo que finalmente me produce estrés por querer cumplir de la mejor manera con todo. Tenemos que tratar de priorizar, y cuando no podamos cumplir con algo, decir que no es el mejor consejo, así no dejamos a nadie esperando y nuestra conciencia queda tranquila.

Anuncios

2 Responses to “Evitemos el estrés”


  1. 1 nato junio 14, 2010 en 7:58 pm

    me gustó mucho tu blog y el concepto de muchosidad. yo aún no veo la pelicula, pero es cierto q todos se os van las ganas con la rutina. muy buena iniciativa 🙂


  1. 1 Los números de 2010 « Muchosidad para todos Trackback en enero 2, 2011 en 7:40 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: