Hasta las lágrimas

Quizá yo no soy parámetro porque lloro hasta con los comerciales, pero creo que el final de Los 80 fue en extremo emocionante. No sólo por la actuación memorable de los protagonistas o la ambientación que nos transporta a la época, sino que por cómo ha logrado que todos, de alguna u otra manera, nos identifiquemos con los sucesos que ocurren en la historia.

Aunque yo era muy chica en la época, tenía cuatro años, al ver a la familia Herrera y ser parte de sus alegrías y tristezas, veo tantas similitudes con la mía que me sorprendo. En mi familia mis papás son inseparables, mis hermanos son todos distintos y con tendencias políticas disímiles y la diferencia de edad con mi hermano que viene antes que yo son de doce años, tal como le sucede a Félix y a la Anita.

Juan Herrera se parece mucho a mi papá, que a todo esto también se llama Juan. Ambos viven su vida preocupados de que su familia esté bien, de que nunca les falte nada y de que sus hijos puedan salir adelante a pesar de todo. Anita también se parece mucho a mi mamá, una mujer trabajadora, esforzada, que se posterga por el bien de su familia, y que se multiplica para lidiar con las exigencias de la casa y del trabajo. Y para colmo, ¡usaban los mismos anteojos para leer!

Uno de mis hermanos mayores también entró a la Fuerza Aérea como Martín, mientras que mi otra hermana estudiaba Arquitectura en Valparaíso y era toda lana y hippie y estaba en contra de la Dictadura, como Claudia. Esto, en muchas ocasiones, desembocaba en  peleas y discusiones de política, que la verdad yo no recuerdo, pero que me han contado que así era. Bueno, y otra de mis hermanas se llama Claudia, como la protagonista.

Y la relación que tiene Félix con su hermanita creo que es muy parecida a la que tengo yo con mi hermano. Incluso hay fotos en que mi hermano se ve muy parecido a Félix, con la misma ropa, el mismo peinado y leyendo Papelucho. Y por supuesto, siempre cuidando a su hermana, lo que siempre hacía mi él conmigo.

Y además de todo eso, en todos los momentos de dificultades, siempre nos hemos apoyado unos a otros sin importar nada.

El capítulo de ayer, por lo menos a mí, me emocionó hasta las patas y me hizo reafirmar mi convicción de que por más problemas que haya, finalmente si hay amor, muchosidad y cariño, todo puede resolverse. Pero no puedo creer que tenga que esperar hasta quizás cuándo para saber qué le pasó a Claudia, si pudo arrancar, si su familia leyó la carta, cuál fue su reacción cuando se dieron cuenta de que ella ya no estaba en la casa, y si finalmente irá a volver a su casa y reencontrarse con su familia.

Anuncios

0 Responses to “Hasta las lágrimas”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: