Espíritus de verano

Para mí, el verano es la estación en la que más me gusta leer. Me siento más libre y con más energía para disfrutar y descansar, por lo que la compañía de un buen libro siempre se agradece.

Y si soy afortunada de estar de vacaciones, un buen libro es mi compañero ideal para los viajes en bus, cuando estoy de guata al sol en la playa, y si ha sido mi año de suerte, en el avión rumbo a un lugar entretenido.

Gracias a BiblioMetro que se instaló hace poco en el metro cercano a mi casa, pude arrendar “La Casa de los Espíritus” de Isabel Allende. Cuando me dieron la copia me emocioné, ya que era una edición especial de aniversario con una carta escrita por la autora invitando a disfrutar esta mágica experiencia.

Me encanta Isabel Allende como escritora y me he leído muchos libros de ella. Pero curiosamente no me había topado con su primera y más importante novela.

A este libro le deben haber hecho un sinnúmero de críticas, pero no está demás comentar la facilidad de lectura que tiene y el poder de envolver al lector en la historia mágica de sus protagonistas. Desde que comencé a leerlo me cautivó y no pude parar hasta el final. Incluso en un viaje en micro estaba tan metida en la historia que me pasé y me tuve que bajar mucho después de mi supuesto destino.

Desde la primera página me quedé sorprendida con los poderes que tenía Clara desde pequeña -la protagonista- que podía mover objetos y comunicarse con los espíritus, lo que causaba terror en algunos.

Incluso, un día Clara, al ver una imagen que la traumó de por vida, dejó de hablar por diez años. La familia no sabía qué hacer, pero ella no quería hablar. No obstante, su mamá aceptó su decisión y la acompañó en su silencio.

Lo entretenido del libro es que la historia se narra por todas las generaciones de la familia. Clara termina su silencio cuando los espíritus le dicen que se va a casar. Esteban Trueba, un hombre que había sido pretendiente de su difunta hermana la pide en matrimonio y comienzan su vida juntos. Tienen hijos y luego una nieta. Pero él era terrorífico, con un temperamento irracional que marcó muchos episodios de la novela.

Y entremedio de las anécdotas de la familia, de sus hijos y su nieta, se entremezclan sucesos históricos políticos y sociales del país, como siempre sucede en los libros de Allende. La manera que tiene la autora de contarlos me hicieron sentirme parte de esos momentos de sufrimiento y de incertidumbre.

Siempre que me termino un libro me emociona saber que pude ser parte de una historia entretenida y mágica, pero a la vez me da pena que la aventura se acabe. Lo bueno de este sistema de BiblioMetro es que, tal como uno lo hacía en el colegio, puedo ir y arrendar otro libro más! Por eso, hoy partí nuevamente y arrendé “Ángeles y Demonios” de Dan Brown. Les cuento cómo me va en esta nueva aventura, pero mientras los invito a leer este verano y convertir esta lectura en el mejor panorama de descanso y entretención.

Anuncios

0 Responses to “Espíritus de verano”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: