Bye bye summer

Cuando ya llevo dos semanas trabajando tras el regreso de mis vacaciones, me es imposible dejar de recordar los lindos momentos que viví con el Seba en Buzios. Las mañanas de guata al sol en la arena, las lindas caminatas por la playa y los paseos en la Rua das Pedras por la noche, son los escenarios que añoro ahora que me encuentro encerrada en la oficina todos los días.

Creo que ando con la depresión post vacaciones porque me ha costado un mundo volver a la rutina y concentrarme en mis tareas diarias. En algún momento del día mi mente comienza a divagar y a recordar ciertos instantes de relajo máximo, desconexión y alegría plena.

Algo que me sorprendió y que nunca olvidaré de Brasil fue el contacto que tuvimos con el primer brasileño. Yo nunca había ido a Brasil, pero el Seba siempre me decía que eran muy buenas personas. El ejecutivo de Policía Internacional, cuando nos pidió los papeles para ingresar al país, nos preguntó de una manera muy alegre y animada, de dónde veníamos y dónde íbamos. “Vienen de Chile, ¿y van a Buzios? Es muy bonito y entretenido! Hace mucho calor y no ha llovido”, o algo así fue lo que le entendí entre tanta palabra en portugués.

Me sorprendió tanto su cariñoso recibimiento porque en Chile cuando uno llega a Policía Internacional, el señor con suerte mira y no dice hola ni chao. Cero interacción. En cambio don brasileño nos acogió con una gran sonrisa y con el mejor ánimo del mundo. Sólo le faltó ponernos un collar de flores para darnos la bienvenida.

Cuando llegamos a Buzios partimos en la noche a conocer la calle del centro, la famosa “Rua das Pedras”. Llegamos, recorrimos y comimos algo rico y cuando íbamos de regreso a la posada, siento que alguien camina detrás nuestro y que se aproxima con velocidad. Yo como buena chilena asustada y que ha sufrido varios robos y asaltos, lo primero que atiné fue a agarrar con fuerza mi cartera. El hombre que venía detrás nos dice en portugués algo como  “pero qué pasa, ¿se asustaron?”. Yo me sentí bastante mal por lo desconfiada, y a partir de ese día caminé sin miedo por las calles de la ciudad.

Y al día siguiente de nuestra llegada queríamos ir a alguna playa a disfrutar el día. En Buzios el transporte habitual se realiza en las denominadas “combis”, que por 2 reales acercaban a los distintos destinos. Cuando llegó la primera vimos que estaba repleta, por lo que le dijimos al chofer que mejor esperábamos la próxima. Pero una mujer brasileña que estaba adentro abrió la puerta y con su voz fuerte y profunda nos dice que sí hay espacio, que entremos no más. Así que le hicimos caso. Y nos fue conversando todo el camino y nos comentaba que no teníamos que asustarnos, ya que en Buzios era “todo tranqüilo y todo bem”. Debemos haber puesto tal cara de susto antes de subirnos a la convy que ella prefirió advertirnos que no nos preocupáramos y que nos relajáramos en nuestras vacaciones.

Cuando llegué a Santiago extrañé mucho ese cariño y esa amabilidad que caracteriza a los brasileños. Acá somos más parcos, serios y temerosos de que algo nos pueda ocurrir.

Ahora, sentada en el escritorio del trabajo, con marzo que nos pisa los talones y con el verano que nos abandona, añoro estar de guata al sol sintiendo nada más que el mar de fondo y compartiendo con gente tan amable como la que conocimos en Brasil. Pero bueno, como todos sabemos, las vacaciones no son eternas y hay que seguir con la rutina, sin que nos atrape y sin dejar de hacer las cosas que nos gustan, porque como bien dice Visa: “La vida es ahora”.

Anuncios

0 Responses to “Bye bye summer”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: