Para todas…

Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer, que conmemora la incorporación de la mujer al trabajo, sobre todo con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, período en el que mientras los hombres debían ir al frente, eran las mujeres las que tenían que mantener el hogar.

En la actualidad, el panorama se ha ampliado y las mujeres nos hemos vuelto uno de los pilares fundamentales del hogar, junto con el hombre. Incluso, hay familias en las que es la mujer la que lleva la casa, la que se preocupa de la crianza de los hijos y la que debe salir a trabajar diariamente para mantener a su familia. Y todo esto sin un hombre al lado.

Tengo la bendición de ser parte de una familia repleta de mujeres, de todas las edades, de diferentes caracteres, que a pesar de todo, siempre han salido adelante con sus familias y han dado lo mejor de sí para que las cosas resulten bien.

En mi casa, por ejemplo, mi papá y mi mamá han sido siempre pilares del hogar. Pero en este día rescataré la labor de ella, una mujer fuerte, perseverante y que siempre se posterga por los demás. Durante sus ocho embarazos trabajó hasta el último día, hasta que tenía que partir rapidito a la clínica. Sus hijos y su marido siempre han sido lo más importante para ella, y es impresionante cómo siempre trata de buscar el bienestar de todos, en pequeños detalles, demostrándonos siempre su amor incondicional.

Además de ella, en mi familia hay muchas mujeres maravillosas, fuertes, decididas, y generosas, que entregan todo de sí por el bienestar del resto. Mi abuelita, la mamá de mi papá, fue una mujer asombrosa. Lamentablemente, yo no la pude conocer mucho, ya que falleció cuando yo tenía tres años, pero de acuerdo a lo que me cuentan, puedo dar fe de que era una mujer abnegada, que adoraba a su hijo y a sus nietos, y que fue de gran ayuda para mi mamá al momento de criar a su gran familia, mientras ella debía salir a trabajar. Era divertida y entretenida, como las abuelitas de los cuentos que relatan historias sorprendentes.

Mi tía, la hermana mayor de mi mamá es una mujer que también ha tenido que salir adelante, sin tener estudios profesionales, pero utilizando sus propios talentos. Y todo lo tuvo que hacer sola, sin un hombre que la apoye. Y aún cuando ha tenido muchas vicisitudes durante su vida, siempre la he visto amable y acogedora. Cuando era chica e íbamos a verla a su casa, siempre preparaba cosas ricas para la hora del té y siempre, para nuestros cumpleaños y para la Navidad, nos tejía un chaleco o nos confeccionaba alguna prenda de vestir. Ése era su talento que ha compartido con todos.

Los invito en este Día Internacional de la Mujer, a recordar a las mujeres maravillosas de sus familias que ya no están con ustedes y a aprovechar a las que aún siguen en sus vidas, retribuyéndoles todo el amor incondicional que siempre les dan.

Anuncios

2 Responses to “Para todas…”


  1. 1 Shirley octubre 7, 2011 en 6:16 am

    Entonces que es la muchosidad??

    • 2 Vero diciembre 13, 2011 en 6:01 pm

      La muchosidad es ese espíritu que tienen los niños y que solemos tener todos, de valentía, intrepidez, creatividad. El ser lúdicos, juguetones y verdaderos. Ese espíritu que perdemos al hacernos adultos, al vernos inmersos en el día a día, en la rutina y en el estres.
      Saludos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: