Perseverancia real

Siempre que me otorgan mayores responsabilidades en el trabajo me surgen inseguridades con respecto a si seré capaz o no de llevar a cabo lo que me piden. Para las personas que tienen algún tipo de discapacidad o invalidez, debe ser aún peor, ya que deben esforzarse el doble para cumplir con las tareas que deben realizar.

Y si el cargo que desempeñas tiene mayor importancia y necesita que todos los sentidos funcionen a la perfección, es aún peor. Cuando pienso en qué habrá sentido Jorge VI cuando tuvo que asumir la corona de Inglaterra siendo tartamudo, realmente me angustio al ponerme en su lugar.

En la película “El Discurso del Rey”, la actuación de Colin Firth es tan sorprendente que uno realmente siente la frustración que tiene su personaje por no poder decir una frase de corrido. Para quienes no hayan visto la película y no se acuerden de la historia de este monarca, les resumo un poco.

Alberto Federico Arturo Jorge de Windsor era el segundo de los hijos del rey Jorge V del Reino Unido, y desde pequeño, desde los cinco años aproximadamente, era tartamudo. Cuando su padre falleció, su hermano, Eduardo VIII, subió al trono, pero tras una relación amorosa con una mujer casada, decide abdicar. Es ahí cuando asume Alberto convirtiéndose en Jorge VI.

Pero el proceso previo a su llegada al trono es realmente terrible para él. Tras visitar centenares de doctores y de seguir múltiples tratamientos en vano, Alberto ya había perdido las esperanzas de vencer su discapacidad. Su padre lo hostigaba y obligaba a hablar de corrido, siendo evidentemente imposible para él. Y su hermano se burlaba de él diciendo que jamás podría ser rey debido a su tartamudez.

La esposa de Alberto, Isabel, se convierte en una figura fundamental en su tratamiento. Siempre estuvo buscando distintas alternativas para ayudar a su marido. Y en una de esas búsquedas, encuentra a un experto en solucionar este tipo de trastornos.

Gracias a la ayuda de este profesional, al apoyo incondicional de la reina y a su perseverancia, Jorge VI sale adelante, no sin antes sufrir y estresarse en los momentos previos a un discurso o relato.

Al salir del cine, quedé maravillada con la película, la actuación, la fotografía y la producción. Pero más me llamaron la atención dos cosas. Primero que todo, el cuidado que debemos tener con nuestros niños. Con nuestras actitudes, enojos y críticas los podemos traumar de tal manera que incluso pueden desarrollar un problema tan grande como lo es el tartamudeo.

Y por otro lado, el hecho de que una persona tartamuda haya podido lidiar con su problema y convertirse en un monarca de importancia mundial, es notable. Por lo mismo, es sumamente relevante darse cuenta de que nuestras inseguridades pueden ser ínfimas y que con un poco de esfuerzo, constancia y confianza en nosotros mismos las podemos vencer.  ¡Si un rey tartamudo pudo, cómo nosotros no!

Anuncios

0 Responses to “Perseverancia real”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: