Nuestros niños

Con el correr de los años me he hecho seguidora de las teleseries nocturnas de TVN. “Dónde está Elisa” generó una especie de adicción en mí por ver series en la noche, lo que también me creó el hábito de acostarme tarde todos los días y estar muerta de sueño en el trabajo al día siguiente.

“40 y tantos” era entretenida, pero un poco banal. Siento que ridiculizaban algunas situaciones y mostraban lo peor de las personas que tienen esa edad, y no creo que en la realidad sea tan así, sobre todo con gente de clase media y baja. Pero la veía igual y necesitaba saber qué iba a suceder con la tía que estaba enamorada del sobrino, por ejemplo.

Y con “El laberinto de Alicia” me han pasado hartas cosas. Sin lugar a dudas, es una serie entretenida, con mucho suspenso, que te agarra desde el primer capítulo y te deja en ascuas y con muchas ganas de ver el siguiente. Pero además trata un tema que es muy común en la actualidad, pero que no se maneja con la responsabilidad, transparencia y el compromiso con el que se debiera.

Yo tengo muchos sobrinos y sobrinas, y los niños han sido parte de mi vida siempre. Son seres fundamentales para mí y sin ellos me moriría. Me han entregado tantas alegrías que de sólo pensar que algo así les pudiera ocurrir me genera mucha angustia, una pena tremenda y una rabia sin límites.

Debido a esto, creo que es positivo que en el país se hable del tema y que una serie como ésta haga que se tomen todas las precauciones del caso, tanto en los colegios como en los hogares, para que nuestros niños no tengan que sufrir un abuso de este tipo, que al final no tiene vuelta atrás.

Y que, tal como aparece en el programa, es fundamental que estemos atentos siempre al comportamiento de nuestros niños, que al final son los nos pueden hacer saber de forma certera si les está pasando algo o no. Fijarnos si están más callados, si son más esquivos, si comienzan a tener miedo sin un motivo aparente, si andan más sensibles o simplemente si están comportándose de manera diferente a como lo hacen siempre.

Somos quienes más los conocemos y con quienes tienen mayor cercanía, por lo que está en nosotros mismos acompañarlos, darles toda la confianza del mundo, hacerles sentir que son lo más importante para nosotros y hacerles saber que los defenderemos con garras y uñas de cualquier adversidad.

Anuncios

1 Response to “Nuestros niños”


  1. 1 Vicky marzo 23, 2011 en 3:38 am

    La inocencia destrozada… algo simplemente horroroso.
    No he querido ver la serie que mencionas, porque temo no soportar la rabia, angustia e impotencia.

    Bellas almas intactas y livianas.
    No puedo siquiera imaginar qué atrocidad mental puede llevar a bestias adultas a abusar de ellas.

    Nadie es santo en esta tierra y en nuestro entorno algún niño puede estar sufriendo y “cualquiera” puede ser el responsable.

    Y algo que me horroriza infinitamente, son las situaciones en que personas con una institución que los respalda, se aprovechan de la confianza de niños que sólo se entregan sin restricciones, porque en sus cabezas es imposible imaginar maldad en esos personajes con sotana, escudados “en el nombre de Dios” para violentar las almas que dicen proteger. Y lo peor viene cuando instituciones como la iglesia intenta bajar el perfil a las atrocidades que algunos cometen de sus miembros cometen.
    Pena máxima a todos ellos y nosotros cuidemos a tooooodos nuestros niños.

    Qué pensaría la Mistral si supiera lo que han hecho con sus “piecesitos de niño”.

    campaña implacable y sin tregua a la violencia contra los niños


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: