Archivo para 13 diciembre 2011

Mi anuario 2011

Como trabajo en un colegio, me he hecho cargo de la confección del anuario, principalmente de la recolección de textos, corrección y también redacción de algunos de los escritos. 

Como ya deben saber, el anuario es una publicación que busca resumir todo el año vivido por alumnos, profesores y trabajadores de un colegio, mediante textos y fotos que muestran actividades, ceremonias, sentimientos y emociones. 

Al leer los textos me he dado cuenta de la cantidad de cosas que pueden pasar en un año. Sin danos cuenta, pasan por nuestros ojos 365 días y ya estamos a diciembre, a una semana de la Navidad

No sé a ustedes, pero a mí este año se me pasó particularmente rápido. No sé si es porque trabajo en un colegio y las actividades son muchas (todas las semanas pasa algo distinto y entretenido, que me ha tenido bien entusiasmada), pero siento que los días vuelan y ahora me siento realmente agotada. Creo que éste fue un año intenso. 

Si hago un anuario de mi año podría poner diversas fotos y textos, partiendo por imágenes del Campeonato de Planeadores en el que me tocó trabajar, del viaje a Buzios con el Seba, del concierto de U2 al que fui en marzo, del estrés en la pega que tuve el primer semestre difundiendo en los medios instrumentos musicales, bandas y pescados.

También podría poner en mi anuario imágenes del departamento que arrendé, de los muebles que le incorporé, de mi nuevo trabajo, de la celebración de mi cumpleaños con todos mis seres queridos, de la celebración del cumpleaños de todos mis seres queridos, del paseo al Cajón del Maipo para el 18, de mis sobrinas bailando cueca en su colegio en Fiestas Patrias, de los fines de semana en Santo Domingo o en Con Con.

 Incluiría también el viaje con mis amigas a Ilhabela y mis paseos diarios en bicicleta, con el viento en mi cara y el sol en mi cabeza. Insertaría el fin de semana pasado cuando fuimos con mi pololo y mi familia al campo, a La Gloria, a la casa de mi papá, a pasar un día de relajo, de mucho calor y de cariño.

Podría seguir todo el día incluyendo momentos importantes vividos durante el año, y también situaciones cotidianas, que se viven diariamente, y que tienen igual o más relevancia que las otras. Ir a comprar con mi mamá al mall, reírme y disfrutar con mis sobrinos, conversar con mi papá, escribir en mi blog, echarme con mi pololo a regalonear y ver tele. Sin duda, estos instantes también deberían quedar plasmados en mi anuario personal.

 Y tú, ¿qué pondrías en tu anuario 2011?