Archivo para 2 enero 2012

Nuevos deseos

El sábado en mi casa hablábamos de las cábalas de Año Nuevo y de lo ñoñas que eran algunas. Por ejemplo, mi hermano decía que no por el hecho de ponerte calzones amarillos vas a encontrar pololo, o no por pasear con una maleta necesariamente uno va a viajar. 

Raramente, a mí algunas sí me han resultado, por eso me gusta hacerlas, total, es mejor ponerse los calzones que no ponérselos…uno nunca sabe. ¡Yo el año que me los puse me puse a pololear! Aparte que el hacer las cábalas en familia es entretenido y le da emoción a la noche, ¿no creen? 

Pero cuando comienza un año nuevo, creo que más que hacer cábalas, es importante darse un minuto para reflexionar acerca del año que se fue, qué bendiciones nos llegaron, qué personas conocimos, que momentos agradables pasamos. También es bueno pensar en los instantes de dolor y tristeza, que por muy duros que hayan sido, nos fortalecieron y nos llenaron de entereza. 

Y también creo que es fundamental proyectarse a lo que será el nuevo año, ponerse metas y desear muchas cosas buenas, ya que el pensamiento y el poder de convicción son muy poderosos. 

Yo para este 2012 deseo tener mucha alegría y reírme mucho, ya que al reír siempre me siento mejor. Deseo compartir mucho con mis papás, conversar con ellos y aprovecharlos. Deseo jugar lo más posible con mis sobrinos, regalonearlos y nutrirme de su inocencia y muchosidad. Deseo pasar mucho tiempo con mi pololo, regalonear, flojear, viajar con él y seguir conociéndonos y complementándonos. 

También deseo pasar más tiempo con mis amigos y amigas, hacer paseos entretenidos y juntas chistosas. Deseo seguir trabajando en lo que me gusta y seguir haciéndolo con ganas y entusiasmo. 

Deseo ver muchas películas, leer aún más libros, andar más en bicicleta, ir más a misa, comer muchas cosas ricas sin culpa, hacer viajes espontáneos. Deseo aprovechar a concho el 2012. 

Y tú, ¿qué deseas para este 2012?

En dos ruedas

Hace más de un mes que decidí usar mi bicicleta como medio de transporte diario, y no simplemente como un pasatiempo momentáneo de los fines de semana. Con mi casco, guantes, campanita y canasto, me subo todos los días y parto rumbo al trabajo. 

Debo agradecer por la fuerza de voluntad que me vino del más allá que me ha hecho perseverar en este desafío. Ahora soy realmente feliz pedaleando por las calles, con el viento en mi cara y oxigenando mis pulmones. 

Aunque el calor en estas fechas ha sido extremo, no ha sido impedimento para disfrutar de estos paseos diarios en dos ruedas. Me sirven para relajarme, desconectarme del estrés, y pensar en mil tonteras que me calman y tranquilizan. 

Pero como no todo es tan bueno en la vida, el andar en bicicleta no siempre es fácil y tiene sus complicaciones. Como todos saben, la ciudad no está pensada para los ciclistas. Hay muy pocas ciclovías, por lo que uno debe lidiar con los autos y los peatones, buscando un espacio para desplazarse.

 Aunque prefiero desplazarme por la vereda más que por la calle, creo que los más complicados son los peatones, ya que muy pocas veces se corren para que uno pueda pasar y nos miran con odio cada vez que pasamos en la bici.

Por lo mismo, les dejo algunos tips para que sus paseos en bici por la ciudad sean tranquilos y relajados:

 –          Campanita: aunque a mí me da un poco de vergüenza usarla, creo que es muy útil, sobre todo con los peatones con problemas auditivos que no perciben cuando uno les dice “permiso” y pasamos al lado en bici.

 –          Canasto: es muy útil para llevar la cartera, los zapatos, entre otras cosas. Sé que no son muy masculinos, pero para las ciclistas, es de gran ayuda. Los niños, pueden usar alguna mochila cómoda y liviana o una alforja.

 –          Guantes: hay algunos manubrios que son duros y dejan las manos adoloridas, por lo tanto recomiendo el uso de guantes, para proteger las manos y no sufrir en el trayecto.

 –          Casco: aunque en la actualidad es algo obvio, creo que es importante recordar la relevancia de este implemento. Yo gracias a Dios aún no lo he necesitado, pero siempre lo uso por prevención.

 –          Asiento cómodo: como la idea es andar a diario en bici, es fundamental que el asiento sea cómodo, sobre todo para las mujeres. Mi bici antes tenía un asiento duro que me hacía sufrir, pero mi pololo me compró uno perfecto, blandito como un cojín, que me permite disfrutar de mi paseo.

 –          Perros: no sé por qué, pero los perros tienen una fijación con las bicicletas y te ven y te tratan de atacar y perseguir. Por esto, les aconsejo evitarlos en su camino.

Casco Bici