En dos ruedas

Hace más de un mes que decidí usar mi bicicleta como medio de transporte diario, y no simplemente como un pasatiempo momentáneo de los fines de semana. Con mi casco, guantes, campanita y canasto, me subo todos los días y parto rumbo al trabajo. 

Debo agradecer por la fuerza de voluntad que me vino del más allá que me ha hecho perseverar en este desafío. Ahora soy realmente feliz pedaleando por las calles, con el viento en mi cara y oxigenando mis pulmones. 

Aunque el calor en estas fechas ha sido extremo, no ha sido impedimento para disfrutar de estos paseos diarios en dos ruedas. Me sirven para relajarme, desconectarme del estrés, y pensar en mil tonteras que me calman y tranquilizan. 

Pero como no todo es tan bueno en la vida, el andar en bicicleta no siempre es fácil y tiene sus complicaciones. Como todos saben, la ciudad no está pensada para los ciclistas. Hay muy pocas ciclovías, por lo que uno debe lidiar con los autos y los peatones, buscando un espacio para desplazarse.

 Aunque prefiero desplazarme por la vereda más que por la calle, creo que los más complicados son los peatones, ya que muy pocas veces se corren para que uno pueda pasar y nos miran con odio cada vez que pasamos en la bici.

Por lo mismo, les dejo algunos tips para que sus paseos en bici por la ciudad sean tranquilos y relajados:

 –          Campanita: aunque a mí me da un poco de vergüenza usarla, creo que es muy útil, sobre todo con los peatones con problemas auditivos que no perciben cuando uno les dice “permiso” y pasamos al lado en bici.

 –          Canasto: es muy útil para llevar la cartera, los zapatos, entre otras cosas. Sé que no son muy masculinos, pero para las ciclistas, es de gran ayuda. Los niños, pueden usar alguna mochila cómoda y liviana o una alforja.

 –          Guantes: hay algunos manubrios que son duros y dejan las manos adoloridas, por lo tanto recomiendo el uso de guantes, para proteger las manos y no sufrir en el trayecto.

 –          Casco: aunque en la actualidad es algo obvio, creo que es importante recordar la relevancia de este implemento. Yo gracias a Dios aún no lo he necesitado, pero siempre lo uso por prevención.

 –          Asiento cómodo: como la idea es andar a diario en bici, es fundamental que el asiento sea cómodo, sobre todo para las mujeres. Mi bici antes tenía un asiento duro que me hacía sufrir, pero mi pololo me compró uno perfecto, blandito como un cojín, que me permite disfrutar de mi paseo.

 –          Perros: no sé por qué, pero los perros tienen una fijación con las bicicletas y te ven y te tratan de atacar y perseguir. Por esto, les aconsejo evitarlos en su camino.

Casco Bici

Anuncios

1 Response to “En dos ruedas”


  1. 1 Vicky enero 3, 2012 en 12:22 am

    ¡Me encanta la imagen de la Vero en bicicleta!
    Es el complemento perfecto para una persona de corazón gigante y de alegría fácil.

    Por favor, cuando la vean por ahí sobre sus dos ruedas, con su canasto y campanita, regálenle una sonrisa y déjenla pasar. Seguro ella les corresponderá con su alegría dulce y mirada de gran ternura.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: