Archive for the 'Libros' Category

Un Príncipe, una flor y un cordero

Leyendo en un blog me enteré de que, un día como hoy, se publicó uno de mis libros favoritos: “El Principito”, escrito por Antoine de Saint-Exupéry. No sé a ustedes, pero a mí este libro me encanta. Aparte de todas las enseñanzas que trae implícitas, encuentro tan linda la inocencia de este niño que quiere un cordero y que protege con su vida a su flor amada.

Cuando yo era chica, un pololo que tuvo una de mis hermanas grandes, tenía dotes artísticos y me escribió unas canciones sobre El Principito, sobre su cordero que se quería comer a su flor y sobre los baobabs. Yo las cantaba feliz, pero no entendía muy bien en qué consistía la historia.

Mi curiosidad fue más fuerte, por lo que fui a la biblioteca de mi colegio y arrendé un ejemplar de este libro. Fue la primera vez que lo leí. Como ya conocía algunos elementos de la historia, me cautivó de inmediato.

Debo admitir que no lo entendí del todo a esa edad. Me quedaban más las imágenes de este tierno niño que amaba a su rosa y que quería con todo su corazón tener un cordero. No entendía muy bien, eso sí, que un niño de tan corta edad haya estado solo en un desierto, por ejemplo.

Después, ya más grande, tuve la oportunidad de leer nuevamente este maravilloso libro. Un fin de semana fui a Ejercicios Espirituales Ignacianos. Ha sido la primera y única vez que he ido. Como la gracia de esta actividad es poder escuchar lo que Dios te quiere decir en el transcurso del fin de semana, la idea es tratar de permanecer todo el rato en silencio, salvo cuando te juntas con tu Acompañante Espiritual.

Para mí fue un verdadero suplicio estar callada por dos días completos. Pero gracias a “El Principito”, pude sobrellevar ese silencioso fin de semana. Como no podíamos hablar, sí podíamos aprovechar todos los libros que había en la casa de retiro. Y ahí me encontré nuevamente con este amigo de la infancia.

Leerlo en ese contexto fue maravilloso, ya que gracias al silencio pude percatarme de un montón de mensajes y enseñanzas escondidas que tiene esta historia que, por supuesto, en la niñez no había entendido.

Creo que ahora es tiempo de volver a leerlo y llenarme de toda esa inocencia y sabiduría infantil. Les contaré cómo me va.

Pero mientras, les dejo algunas frases de este precioso libro para que las puedan leer y pensar:

  • “Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Aunque pocas de ellas lo recuerdan)”.
  • “Las personas mayores nunca son capaces de comprender las cosas por sí mismas, y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones”.
  • “A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: “¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?” Pero en cambio preguntan: “¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?” Solamente con estos detalles creen conocerle”.
  • “Conozco un planeta en el que vive un señor muy colorado. Nunca ha olido una flor. Nunca ha contemplado una estrella. Nunca ha amado a nadie. Nunca ha hecho otra cosa que sumas. Se pasa el día diciendo, como tú: “¡Soy un hombre serio! ¡Soy un hombre serio!”, lo que le hace hincharse de orgullo. Pero eso no es un hombre, ¡es un hongo!”
  • “Es tan misterioso el país de las lágrimas…”
  • “No se debe nunca escuchar a las flores. Sólo se las debe contemplar y oler. La mía perfumaba mi planeta, pero yo no era capaz de alegrarme de ello”.
  • “Se debe pedir a cada cual, lo que está a su alcance realizar”.
  • “Lo hermoso del desierto es que en cualquier parte esconde un pozo”.
  • “No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo”.
  • “Para los vanidosos todos los demás hombres son admiradores”.
  • “Sólo se conocen bien las cosas que se domestican”.
  • “No se ve bien sino con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos”.
  • “Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos. Y no te necesito. Tampoco tú tienes necesidad de mí. No soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo…”
  • “Únicamente los niños saben lo que buscan. Pierden el tiempo con una muñeca de trapo que viene a ser lo más importante para ellos y si se la quitan, lloran…”
Anuncios

Espíritus de verano

Para mí, el verano es la estación en la que más me gusta leer. Me siento más libre y con más energía para disfrutar y descansar, por lo que la compañía de un buen libro siempre se agradece.

Y si soy afortunada de estar de vacaciones, un buen libro es mi compañero ideal para los viajes en bus, cuando estoy de guata al sol en la playa, y si ha sido mi año de suerte, en el avión rumbo a un lugar entretenido.

Gracias a BiblioMetro que se instaló hace poco en el metro cercano a mi casa, pude arrendar “La Casa de los Espíritus” de Isabel Allende. Cuando me dieron la copia me emocioné, ya que era una edición especial de aniversario con una carta escrita por la autora invitando a disfrutar esta mágica experiencia.

Me encanta Isabel Allende como escritora y me he leído muchos libros de ella. Pero curiosamente no me había topado con su primera y más importante novela.

A este libro le deben haber hecho un sinnúmero de críticas, pero no está demás comentar la facilidad de lectura que tiene y el poder de envolver al lector en la historia mágica de sus protagonistas. Desde que comencé a leerlo me cautivó y no pude parar hasta el final. Incluso en un viaje en micro estaba tan metida en la historia que me pasé y me tuve que bajar mucho después de mi supuesto destino.

Desde la primera página me quedé sorprendida con los poderes que tenía Clara desde pequeña -la protagonista- que podía mover objetos y comunicarse con los espíritus, lo que causaba terror en algunos.

Incluso, un día Clara, al ver una imagen que la traumó de por vida, dejó de hablar por diez años. La familia no sabía qué hacer, pero ella no quería hablar. No obstante, su mamá aceptó su decisión y la acompañó en su silencio.

Lo entretenido del libro es que la historia se narra por todas las generaciones de la familia. Clara termina su silencio cuando los espíritus le dicen que se va a casar. Esteban Trueba, un hombre que había sido pretendiente de su difunta hermana la pide en matrimonio y comienzan su vida juntos. Tienen hijos y luego una nieta. Pero él era terrorífico, con un temperamento irracional que marcó muchos episodios de la novela.

Y entremedio de las anécdotas de la familia, de sus hijos y su nieta, se entremezclan sucesos históricos políticos y sociales del país, como siempre sucede en los libros de Allende. La manera que tiene la autora de contarlos me hicieron sentirme parte de esos momentos de sufrimiento y de incertidumbre.

Siempre que me termino un libro me emociona saber que pude ser parte de una historia entretenida y mágica, pero a la vez me da pena que la aventura se acabe. Lo bueno de este sistema de BiblioMetro es que, tal como uno lo hacía en el colegio, puedo ir y arrendar otro libro más! Por eso, hoy partí nuevamente y arrendé “Ángeles y Demonios” de Dan Brown. Les cuento cómo me va en esta nueva aventura, pero mientras los invito a leer este verano y convertir esta lectura en el mejor panorama de descanso y entretención.